Favara

el

No se lo podía creer. Después de estar todo el año trabajando, al fin llegaba el momento de recibir las ansiadas vacaciones de verano. Se las había ganado más que nunca.

Rocío cogió el coche para llegar a Altea, donde Hugo la esperaba para marchar a Alicante a coger el vuelo de las 7 con destino Mallorca.

Rocío lo había pasado muy mal. Estuvo 6 años de noviazgo con Luca, un argentino emprendedor que se llevó por delante todos sus sentimientos y los de su mejor amiga Julia, motivo por el cual acabó la relación. No obstante, aunque pueda sonar increíble les unía una gran amistad, pese a que para alcanzarla estuvieran cerca de 2 años de silencio absoluto.

Rocío se animó, por recomendación de Lucía, a crearse un perfil en la aplicación ‘Meetme’. Su objetivo era que su amiga dejara de darle la murga. Habló con algún que otro chico, aunque no le convencía nada la idea de conocer a alguien por esta vía, pues le parecía demasiado frío y forzado y sentía verdadero terror al imaginarse cara a cara con un desconocido. A la hora de conocerse en persona siempre se echaba atrás, hasta que tras 5 meses de ‘whatsapps’ se atrevió a dar el paso y conocer a Hugo, un profesor de educación primaria con quién tenía muchas cosas en común, entre ellas la pasión por el arte.

Rocío había vuelto a sonreír, a creer, a imaginar un futuro con alguien. Llevaban exactamente 8 meses juntos. Aunque se habían ido de escapada rural y hecho planes de varios días sin separarse, este era su primer viaje juntos y tenía muchas ganas de seguir conociendo a Hugo, con quién todavía no había tenido ni una sola discusión, algo que con Luca era diario.

A las 4 en punto estaba en casa de Hugo, con el coche en marcha, sus gafas de sol y un sombrero de paja que le hizo su abuela para su trigésimo cumpleaños. Rocío llamó a la puerta y esperó ansiosa para comerse a besos a su novio.

Después de llamar en numerosas ocasiones seguía sin haber respuesta. Rocío cogió el móvil y llamó a Hugo. Tras 4 llamadas perdidas el resultado era el mismo, no había respuesta.

Rocío abrió el ‘Whatsapp’ y le escribió:

  • ‘Amor si es una broma no tiene ninguna gracia’
  • ‘¿Dónde estás?’
  • ‘Vale ya, abre o sal’

Los nervios se empezaron a apoderar de Rocío, cuando vio que Hugo estaba en línea y salía el doble check azul. Unos segundos después un ‘escribiendo’ devolvió la calma a Rocío:

  • ‘Mira debajo del felpudo.’

Con una sonrisa de oreja a oreja, Rocío fue hacia el felpudo, donde vio un sobre que ponía su nombre y un corazón rojo enorme dibujado en el reverso. Hugo nunca dejaba de sorprenderla. Lo abrió nerviosa a la par que ansiosa y leyó su contenido:

  • ‘Perdóname de verdad por no tener el valor suficiente de decírtelo a la cara, pero estoy casado, tengo 2 hijas y ni siquiera esta es mi casa. Olvídame, mereces algo mucho mejor que esto’.

Roció no se lo creyó y comenzó a llamar a Hugo. Había apagado el móvil, saltaba el contestador. En ‘Whatsapp’ ya no aparecía su foto, parecía que la había bloqueado.

Roció cayó de rodillas, se agarró la cabeza y comenzó a llorar sin parar. Quedó en shock durante varios minutos, hasta que alguien se acercó a ella:

  • Rocío ¿qué ocurre? Gritó preocupada una voz, tratando de ponerla de pie.
  • ¿Luca?, ¿Qué haces aquí?, balbuceó Rocío, con el rímel corrido.
  • Iba a darme un baño donde siempre y bueno escuché a alguien gritar. ¿Qué ha pasado?
  • Todo es una mentira Luca, la historia de siempre. Estoy cansada de verdad, con lo que me ha costado confiar después de tanto tiempo para que al final sea más de lo mismo, gritó vehemente Rocío.
  • Vale tranquilízate, yo la cagué ya lo sabes, pero eso ya es pasado. Te dije que no me daba buena espina, dijo Luca.
  • Me da igual, lo hiciste, punto. Hugo, joder tú no, volvió a derrumbarse y a echarse a llorar.
  • Venga va ya tranquilízate. Ven te llevo a casa y te preparo algo de comer, que conociéndote seguro que no has comido nada.
  • Nos íbamos a Mallorca Luca, prosiguió Rocío haciendo caso omiso a la recomendación de su amigo.

Luca ayudó a levantarla y la llevó a su casa, donde le preparó un sándwich de atún con tomate, algo que le encantaba a ella. Se quedaron toda la tarde en el sofá viendo la tele. Roció se quedó dormida durante dos horas y Luca no la quiso molestar.

Cuando se despertó, Rocío estaba mucho más tranquila.

De repente, se escucharon unas llaves y alguien entró a la casa. Era Julia, la actual novia de Luca.

  • Hola, ¿cómo estás Rocío? Por su tono, había hablado con Luca y estaba al tanto de lo ocurrido.
  • El surrealismo es insuperable, respondió Rocío levantándose y marchándose por la puerta.

Entre Rocío y Luca había una amistad que se había forjado con el paso del tiempo y el cariño que se tenían, pero nunca pudo perdonar a Julia, con la que no había vuelto a hablar desde lo que paso entre ellas.

Rocío se dirigió hacia su coche, cuando recibió una llamada:

  • Hola Papá.
  • Hola hija, ¿por dónde vais?
  • Por ningún lado, voy para casa, ahora hablamos, colgó Rocío.

Cuando llegó a casa, su padre desconcertado la abrazó. Rocío le contó todo y trató de consolarla. Se fueron a la playa y salieron a cenar cerca del puerto. Planificaron el resto de días para que su mente permaneciera ocupada.

El sábado por la tarde, Rocío recibió una llamada de Luca, interesándose por ella y proponiéndola un plan alternativo a la depresión y el desasosiego, un concierto de Manolo García, su cantante favorito, que iba a las fiestas del pueblo de al lado. Roció aceptó y comenzó a arreglarse para estar lista a las 7 y media que había quedado en su puerta.

A las 7 y media en punto sonó el timbre. Rocío se despidió de su padre, quién le abrazó y animó:

  • Diviértete hija, hay cosas que no merecen la pena, dijo mirando de reojo a Luca.

Luca nunca había sido del agrado de los amigos de Rocío y mucho menos de sus padres. No obstante cuando murió Belén, su madre, Luca estuvo presente y fue un gran apoyo para ella. Ahí realmente se forjó esa amistad.

Llegaron a Guadalest 30 minutos antes del concierto y les dio tiempo a comprar un par de bocadillos, algo para beber y hablar de varios temas, ninguno de ellos relacionados con amor o desamor.

  • ¿Por qué no has venido con Julia? Preguntó inocente Rocío.
  • Tenía cena con las de la uni, que era el cumple de una de ellas, respondió Luca.
  • Así que soy el segundo plato eh, contestó sonriendo Rocío.
  • Eh, bueno, balbuceó Luca.
  • Que da igual, no pasa nada, sólo quiero desconectar, le tranquilizó Rocío.

Disfrutaron del concierto, cantaron, bailaron y bebieron, o mejor dicho bebió Rocío hasta perder durante unos minutos la noción del tiempo-espacio, pues Luca llevaba el coche.

De repente, se pusieron muy cerca el uno del otro y Luca dio ese impulso final, para acabar rozando sus labios con los de Rocío, fundiéndose en un apasionado beso que duró cerca de 30 segundos, hasta que Roció se echó para atrás:

  • ¿Pero qué estoy haciendo?, dijo desorientada,
  • Rocío, lo queremos los 2, déjate llevar. Nunca te he olvidado y lo sabes, respondió Luca.
  • No, no, no Luca no, esto no puede ser. Somos amigos, nada más. Nos une la amistad y el cariño nada más, dijo entre lágrimas Rocío, que se alejó de él hasta perderse entre la multitud.

Luca fue corriendo tras Rocío. El tumulto de gente hacía difícil localizarla. Ya no la veía, pese a ello continuó caminando hasta que la vio a lo lejos apoyada en un coche con los brazos en jarra.

Luca se acercó y la pidió perdón.

  • Llévame a casa por favor, suplicó Rocío.
  • De acuerdo, como quieras, respondió Luca.

Se montaron en el coche rumbo a Denia. Sonaba de fondo ‘¿Lo ves? De Alejandro Sanz, que se apoderó del incómodo silencio que abrazaba al ambiente:

  • Vamos no me jodas, susurró Rocío.

Rocío negó con la cabeza y dio un golpe seco al salpicadero, que se abrió dejando caer al suelo una radio y un móvil plateado. ¡Era el móvil de Hugo!.

Continuará…

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Verónica dice:

    Me gusta y espero el desenlace. Buena narrativa!

    Le gusta a 1 persona

    1. camineroo88 dice:

      Graciass 😄😄😄

      Me gusta

    2. camineroo88 dice:

      Esta semana la subo =)

      Me gusta

  2. Verónica dice:

    Eres esclavo de tus palabras! Aquí falta algo, no?

    Le gusta a 1 persona

    1. camineroo88 dice:

      Lo he dejado abandonado, lo reconozco. Me voy a poner con ello y a dar el final de la historia…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s