Cuando todo es nada y nada es todo

Nada es para siempre, como se suele decir.

Somos instantes, efímeros, únicos, irrepetibles y en ocasiones inesperados.

Estamos en constante cambio y no sólo nosotros, también nuestros sentimientos y los de nuestro alrededor. Millones de sensaciones y emociones que van y vienen y no se detienen.

Toda una vida compartiendo momentos, aprendiendo, enseñando y viviendo con alguien que de un día para otro forma parte de un pasado que te hace dudar hasta de que haya existido.

Por contra, cuando menos lo esperas se gesta algo que va alimentándose de esos sentimientos originados de la nada y que van creciendo hasta hacerse tan fuertes que resulta difícil imaginarse sin ellos.

La dependencia es un arma de doble filo, que nos puede llevar al lado oscuro o inundarlo de luz. Cómo lo afrontes te llevará por un camino u otro.

No olvides que la única persona que te acompañará al 100% en el camino eres TÚ.

Aprovecha cada momento, disfruta de cada persona, aprende cuando pierdas, agradece cuando ganes y recuerda que a veces todo es nada y nada es todo.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. saragrafias dice:

    Bravo bravo 👏 me ha gustado mucho lo que has escrito

    Le gusta a 1 persona

    1. camineroo88 dice:

      Me alegro mucho =)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s