El jugo del tomate

Te montas en la noria, abres los ojos y estás en el punto más alto, cargado de frenesí, sin mirar abajo, viviendo el presente. Los cierras y los vuelves a abrir y estas a ras de suelo, con la maquinaria engrasada y sin intención de arrancar y volver arriba. ¿Y toda la gente que te acompañaba? Te preguntas. Como si de un rallador se tratara intentando sacar el jugo a un tomate, ‘la piel’ se queda atrás y sólo el jugo sigue adelante.

El jugo es pasión, ganas, equilibrio y compresión, es tu me das y yo te doy aunque no tienes por qué. El jugo es la gente que no se va, que no renuncia a nada por quedarse porque contigo su vida es mejor, con él la tuya es mejor. Esa gente es la que estará contigo en las buenas y en las malas, haga calor, nieve o granice, te choques contra un muro de hormigón, te hundas en arenas movedizas o te ahogues en un mar de dudas.

 

 

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Verónica dice:

    Infinitas gracias al jugo que se queda 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Un simil muy apetitoso para convivir con.

    Salud.

    Le gusta a 1 persona

    1. camineroo88 dice:

      Gracias! Me alegro que lo veas así =)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s