En el punto de mira

Desde que nació ha sido fiel a sus principios, a sus impulsos, a su forma de ver la vida, respetando la de los demás, aceptando las críticas, pero sintiéndose siempre libre.

Hoy, María se mira al espejo y no se reconoce, no sabe quién es ni qué sentido tiene lo que hace cada día. Como sucediera desde que tiene memoria, los demás la juzgan, creen conocerla y fundan opiniones basadas en rumores y en apariencias. María siempre ha abogado por hacer caso omiso a las críticas que no la ayudan a ser mejor persona, a alejarse de quién la quiere dañar sin detenerse a conocerla, a entenderla.

María se levanta, esquiva, evade y lucha, pero ya no puede más, se siente vulnerable, sobrepasada y bloqueada.

Esta vez no es lo que dicen de ella si no quién lo hace. Como si en un videojuego se encontrara, por mucho que se mueva, por mucho que sea la de siempre mostrándose fiel a su esencia, que hable o calle, está en el punto de mira, una mira vista por unos ojos que la vieron crecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s